Reseñas Julio & Agosto | Lo Mejor De Mí de Nicholas Sparks

21/9/16

Después de unos días fuera de casa, continuo con las reseñas de vacaciones que afortunadamente quedan pocas, tres en concreto. Hoy toca un libro de mi adorado Nicholas Sparks que si bien podía haber devorado en cuatro días preferí condensarlo. Una de mis muchas manías es disfrutar poquito a poco de esas lecturas que me marcan y los libros de Sparks son un perfecto ejemplo. Como hasta la fecha he leído Querido John y La Última Canción, ya era hora de ampliar la lista.

Lo Mejor De Mí | Nicholas Sparks
Romance Sentimental
Año 2012 | 320 páginas
Roca Editorial
Autoconclusivo

Durante la primavera de 1984, cuando todavía iban al instituto, Amanda Collier y Dawson Cole se enamoraron para siempre. Aunque pertenecían a estratos sociales muy diferentes, el amor que sentían el uno por el otro parecía capaz de desafiar cualquier impedimento. Pero el verano después de su graduación una serie de acontecimientos imprevistos separaría a la pareja y los llevaría por caminos radicalmente opuestos. Ahora, transcurridos veinticinco años, Amanda y Dawson tienen que volver a verse para el funeral de Tuck Hostetler, el mentor que encubrió y protegió su historia de amor adolescente. Ninguno lleva la vida que imaginó... y ninguno de los dos ha podido olvidar el apasionado primer amor que cambió sus vidas para siempre. En el curso de un solo fin de semana, se preguntarán: ¿puede el amor reescribir el pasado?

Más información en Goodreads






Nicholas Sparks presenta una historia de amor, muy parecida a las que nos tiene acostumbrados. Una vez más los acontecimientos tienen lugar en el sur de los Estados Unidos y la pareja protagonista pertenece a mundos muy distintos. Las coincidencias con otras novelas terminan aquí porque Sparks sabe crear historias llenas de sentimientos y emociones que no se parecen en nada entre sí o al menos yo no soy capaz de confundir unas con otras. Personalmente comparo a este autor con Stephen King. Mientras uno está considerado el maestro del terror, el otro es el maestro de la literatura romántica sentimental. Ambos escriben a las mil maravillas sorprendiendo a los lectores novela tras novela. Por ello son dos de mis autores favoritos.

Todo aquel que haya leído algún libro de Sparks, sabe que no existen los "flechazos de dos segundos" ni los "de repente" que suelen fastidiarnos a más de uno ni la resolución de conflictos pasadas simplemente diez páginas. Las historias de amor complicadas e incluso imposibles son el tema principal pero no el único y la verdad, se agradece tanto... Todo se cuece a fuego lento y las desavenencias, tan necesarias en el género, dan sentido a nudo y desenlace. Sus personajes resultan sencillos pero complejos al mismo tiempo. Son especiales y únicos, con problemas y desgracias de lo más normales a los ojos de un lector. Además, la narración en tercera persona nos ayuda a conocerles a fondo a todos y cada uno de ellos.

En un principio el contenido puede parecer lento y aburrido pero realmente cualquier persona puede disfrutar, en parte porque su pluma es sencilla y bonita. Es una novela fácil de leer y conforme avancemos nos mantendrá enganchados. Respecto al ritmo, va in crescendo. Al inicio podemos tener dudas pero conforme avanzamos y nos acercamos a la recta final, nos damos cuenta de que no tenemos ni idea de cómo va a acabar. Sparks sabe jugar perfectamente con los lectores.

En Lo mejor de mí, la pareja de protagonistas formada por Amanda y Dawson se enamoraron profundamente cuando eran unos jovencitos, allá en los años 80 y pese a las desavenencias, lucharon por estar juntos. Al final tomaron caminos distintos y sus vidas se separaron para siempre o así lo creyeron.
Me encanta como el autor nos mantiene con los pies en la tierra, no nos deja fantasear ni desear finales felices antes de tiempo. Aunque sus personajes crean que nada puede separarlos, porque su amor es más fuerte que cualquier otra cosa, finalmente un día esa relación se rompe por diversos motivos. Es triste y real ya que a todos nos puede pasar.

Y como podéis suponer, años después, sus vidas se cruzan de nuevo y esta vez es para despedirse de un viejo amigo que tienen en común. Aquí es donde verdaderamente comienza lo bueno del libro y empatizas, sin querer ni desearlo, con los dos. Amanda y Dawson siguen siendo polos opuestos, desde la primera conversación podemos sentir que pertenecen a mundos muy distintos. Pero es que además, ha pasado mucho tiempo y las circunstancias han cambiado. Ya no son dos adolescentes sin preocupaciones y con la opción de cometer errores. En pocas palabras, no son unos niños y sus actos pueden tener consecuencias.

Amanda es una mujer poco convencional con una vida demasiado convencional y rutinaria. Procede de una familia de bien donde la apariencia y las buenas formas importan demasiado pero no es su caso. Desde joven, conocemos a un personaje que sabe lo que quiere, fuerte y con carácter pero también indecisa. En cierto modo, su futuro le ha sido impuesto y lo cuestiona continuamente. Como es normal Dawson ocupa un lugar especial en su corazón pese a la distancia y la separación. Volver a saber de él y tenerle a pocos metros trastocará su presente. ¿Quién no ha tenido dudas ni se ha comido la cabeza? A lo largo de la novela Amanda me ha gustado mucho, tanto por sus sentimientos como por sus decisiones.

Mientras Amanda ha seguido adelante, Dawson parece vivir atrapado y en una especie de burbuja, aislado incluso de la sociedad, en parte por su mala suerte. Desde el primer momento, me pareció un tipo que se conforma con lo que tiene que no es mucho pero en ningún momento da una imagen de "pobrecito, qué situación le ha tocado vivir". Algo que me encanta es que feliz o no, con el paso del tiempo el personaje conserva esos sentimientos por la mujer que conoció siendo joven y demuestra su personalidad en muchas más ocasiones. Desde luego un hombre leal que puede gustar o no pero que se mantiene fiel a sí mismo.

Podría explayarme hablando de muchos más personajes, como por ejemplo de Tuck, un hombre al que imagino con aspecto de abuelo gruñón que esconde un enorme corazón. En líneas generales todos tienen virtudes y defectos. A lo largo de sus vidas han cometido errores, los han enmendado y viven con ellos. Otros personajes en cambio, resultan tan insoportables que se acoplan a la trama y sin ellos, el libro estaría excesivamente edulcorado.

Para acabar no puedo olvidarme del final. Hay opiniones para todos los gustos. De hecho su adaptación a la gran pantalla contó con dos versiones, supongo que el bueno y el no tan bueno. Aún no he visto la película pero sí sé que la gran mayoría de lecturas dependen de sus últimas páginas y por muy buen libro que resulte si el desenlace no está a la altura de nuestras expectativas el conjunto se convierte en una decepción. Personalmente me gustó mucho y para nada imaginaba antes de empezar que la historia pudiese dar esos giros.

Mi nota es un 4/5 porque no me ha gustado más que otras novelas también escritas por Nicholas Sparks. Otra pega para bajarle la nota es esa portada horrible, la cual no invita a que devoremos el interior.


No hay comentarios:

Publicar un comentario