Hate/Love | Libros físicos vs Libros digitales

03 diciembre, 2016

Desde septiembre que inauguré esta sección no había vuelto a publicar nada más. Tenía ciertas dudas porque todo cuanto se me ha ocurrido desde entonces, son detalles que odio más o menos y tampoco quiero llenar el blog de comentarios negativos sobre ciertos temas. Más adelante seguramente los publique pero para esta segunda entrada vengo con un tema que lleva estando de moda desde hace años y del que por cierto, quería hablar hace tiempo pese a estar un poco trillado. Desde que el uso de aparatos electrónicos empezó a hacerse habitual y masivo en nuestra sociedad, aparecieron unos pequeños y ligeros libros electrónicos, también conocidos como e-books.

Hay mil opiniones al respecto sobre ambas posibilidades y todas tienen parte de razón. Por eso hoy quería inclinarme hacia la balanza del Love It. Como lectora y amante de las nuevas tecnologías, me encantan ambas opciones y creo que más que culpar a uno u otro, porque ambas opciones tienen muchos defectos, debemos aceptar que el mundo evoluciona y se moderniza a pasos agigantados. Por eso mismo hay e-books hoy en día y es muy fácil encontrarlos. Pero igualmente las librerías y grandes superficies siguen apostando por los libros de papel de toda la vida. Las editoriales continúan cuidando las portadas, reeditando ediciones y apostando por diferentes versiones con tapa blanda, tapa dura...

Desde una opinión objetiva, cualquier lector puede disfrutar de ambas alternativas. No hay nada como abrir las páginas de un libro y percibir ese aroma tan puro que nos llama a la aventura que es leer. En cambio, no hay nada como poder guardar tu e-book en el bolso o la mochila sabiendo que dentro custodias una decena de libros y pesan apenas 200 o 300 gramos. 

No entiendo las discusiones o guerras que se generan cuando podemos decidirnos por ambos. La literatura a día de hoy es una de las pocas artes donde coexisten pasado y futuro. Comparándolo con los blu-ray, los antiguos VHS, los cassettes, los CDs de música... Muchos están en desuso y otros tristemente pronto lo estarán. Sin embargo eso no parece ocurrir con los libros y los e-books. ¿Acaso no es maravilloso? 

Otro motivo para escribir esta entrada es que me apetece muchísimo leer qué opináis vosotros, no sin antes hablar de mi experiencia. Desde hace un tiempo me inclino por los e-books. Soy una hereje para muchos 😋 y estoy orgullosa de haberme decantado por esta opción. Primero por la comodidad y el ahorro de espacio que es tener un montón de libros en un aparato electrónico que cabe fácilmente en mi bolso. Aún recuerdo muchas vacaciones con la maleta llena hasta arriba intentando hacer hueco entre la ropa para dejar espacio a unos pocos libros que planeaba leer. O esperar pacientemente mi turno en la biblioteca del barrio para leer una novedad. Segundo, optar por un e-book es una opción económica y muy sencilla. No hay que desplazarse hasta la librería ni encargar nada. En muchas empresas como Amazon desde el propio aparato se opera. Provistos la gran mayoría de diccionarios, te animan incluso a leer en otro idioma. Además, muchas novelas solo se encuentran en formato digital. Pero... he de decir que hay obras o sagas intocables que además del formato digital son necesarias exhibirlas en las estanterías del salón con orgullo y satisfacción.

No nos engañemos, el principal problema de esta "guerra" -y de muchas o casi todas- es el dinero, nos guste o no. Supone un coste elevado leer 50 libros al año, igual que querer tener en DVD la filmografía de un actor o acudir al cine cada dos semanas. En definitiva, la cultura no debería ser cara, los impuestos no deberían ser aplicados pero nosotros, los consumidores, desde hace tiempo dejamos de tener voz y voto. Es triste pero es así.

Lo dicho, espero leer abajo vuestras opiniones y mientras escribía estas parrafadas hasta se me ha ocurrido de qué hablar en próximas entradas 😅

4 comentarios:

  1. Pues a mi me gustan los dos formatos. Los libros de siempre para leer mientras olisqueo el papel y los digitales para leer en la camita y que no se me aplaste toda la cara cuando caen encima porque me duermo. Es como todo, tienen sus pros y sus contras ambos.

    Para enrollarme más, el otro día cogí un libro en la biblioteca que la última vez que se cogió fue en 1987 O_o y olía requetebien. Era "Cuidado con la bestia" de PJ Farmer :)

    PD: El tema económico recuerdo que al principio se vendió que los libros digitales iban a costar muy poco dinero y ¡he visto cada precio! que me han desbordado mis hilos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los digitales son económicos en Amazon con sus ofertas y tal, muchos son gratuitos gracias a los autores. Pero claro, necesitas el Kindle. En otras tiendas están carísimos!!!!
      Qué gusto da ir a las bibliotecas ^^
      Besos!

      Eliminar
  2. Yo prefiero leer en papel, aunque leo en los dos formatos. Uso la tablet en el tren por no llevar tanto bulto, pero en casita me gusta el olor del libro y ver por donde voy con el marcapáginas :). También será porque me paso el día leyendo artículos científicos en la pantalla del ordenador.

    Estoy de acuerdo con lo que dices de los precios en la cultura. Ni te cuento ya con los libros científicos. Luego se quejan de que haya piratería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una vergüenza hablar de precios. Un libro de 100 páginas que cuesta un ojo de la cara y los libros de materias específicas ni hablemos... o los que usan los chavales en clase. Esto último es bastante absurdo con los contínuos "cambios" de un año para otro de las editoriales. Se ríen de nosotros.

      Gracias por pasarte! :)

      Eliminar