Libro | Puro, de Jennifer L. Armentrout

15/12/16

¡Hola a todos! Una vez terminado el reto 3 días, 3 citas retomo las reseñas de la saga Covenant, las cuales se me acumulan ya que leo más rápido de lo que escribo. Por suerte, recuerdo bastante bien cada novela y su final. ¿Qué puedo decir llegados a este punto? Me están encantando sin olvidar que las empecé con poco convencimiento. Os aviso desde ahora que a partir de este libro, habrá spoilers para quienes no hayáis leído los anteriores porque sino va a ser casi imposible hablar de muchos puntos importantes y tampoco me apetece dar una opinión a medias. Vosotros decidís continuar o no...

Puro | Jennifer L. Armentrout
Fantasía. Young Adult
Año 2013 | 414 páginas
Ediciones Kiwi
Serie: Covenant [#2]

Está la necesidad. Y luego está el Destino.
Estar destinada a convertirse en un enchufe sobrenatural no es precisamente algo genial, especialmente cuando la "otra mitad" de Alexandria la sigue allá donde va. Y que, además, Seth aparezca en su sala de entrenamiento, al salir de las clases y también en la puerta -o ventana- de su dormitorio, definitivamente no es nada genial.

Aunque su conexión tiene algunos beneficios, como alejar las pesadillas que envuelven lo ocurrido con su madre, no tiene efecto alguno sobre los sentimientos prohibidos que tiene Álex por el puro Aiden. Ni sobre qué va a hacer -y sacrificar- él por ello.

Cuando los daimons se infiltran en los Covenants y atacan a los estudiantes, los dioses envían a las furias, diosas menores con la función de erradicar cualquier amenaza para los Covenants y el resto de los dioses, incluyendo al Apollyon y a Álex. Y si eso y las hordas de monstruos chupadores de éter no fueron suficiente, una amenaza misteriosa parece dispuesta a hacer cualquier cosa por neutralizar a Seth, incluso si eso supone forzar a Álex a la servidumbre o matarla. Cuando se involucra a los dioses, algunas decisiones ya no tienen vuelta atrás.

Más información en Goodreads






Ya comenté en otras reseñas que soy incapaz de leer una trilogía o saga sin que esté acabada. A menos que el autor o autora no tuviese pensado publicar más libros, por regla general todos tienen un final apoteósico que te deja con ganas de más. Ocurrió con el final de Mestiza. Es cerrado pero desprende un aura de suspense porque el lector sabe que la historia aún no ha llegado al final -ni mucho menos-. Personalmente lo percibí como una introducción para que en Puro nos adentremos en la historia de lleno. Porque si Alex creía tener problemas, entonces no imaginó aquello que estaba por llegar.

Antes de ponernos en materia, no quiero olvidarme de las portadas y del gran acierto de Ediciones Kiwi al reeditar la saga en nuestro país con las portadas originales. Las cuales me parecen adecuadas y más bonitas que las publicadas en un primer momento. No son mucho de mi estilo pero me encanta una de ellas, en su momento os diré cuál. Como siempre, remarcar la sencilla pluma de Jennifer L. Armentrout. Realmente parece que al leer nos haga creer que se puso frente al ordenador y empezó a escribir con una facilidad pasmosa porque las palabras fluyen solas sin ningún tipo de complicación.

De vuelta a la historia y aquí es donde empiezan los spoilers, el final de Mestiza llegó con ese gran descubrimiento sobre el futuro. Quién iba a pensar que una simple mestiza llegado su decimoctavo cumpleaños se convertirá en un ser poderoso, tanto como lo son los Dioses. Yo no lo vi llegar ni siquiera lo esperaba. A menudo es la propia Alex quien recuerda que su raza no tiene muchas posibilidades para labrarse un futuro, por ello es un giro acertado. Sin duda le da sentido a la trama. Seth, el enigmático personaje que nos presentaron en Mestiza es temido y admirado por igual. Para Alex no significa nada hasta que conoce la verdad y ambos deben compartir el tiempo juntos. Para nuestra protagonista lo sucedido la tiene distraída pero no tanto como el gran sacrificio que realiza. Durante toda la saga hay elecciones donde una Alex perdida intenta no meter la pata y hacer lo correcto por el bien común. No siempre elige adecuadamente pero me encanta porque ella sigue a su corazón.

En Puro, a pesar de los problemas y las nuevas averiguaciones, Alex continúa su preparación. Por un lado junto a Aiden con quien mantiene momentos a veces agradables, tensos y de lo más graciosos. Conoceremos más al pura sangre que aunque sigue intentado comportarse como un témpano se le ve venir de lejos. No engaña a nadie. Sin embargo pierde protagonismo y entenderéis por qué. Por otro lado, está Seth con sus entrenamientos, más duros e intensos pero totalmente necesarios dado lo que se avecina. También nos mostrarán su personalidad, los vínculos que lo unen a Alex y tomará las riendas de la historia convirtiéndose en personaje principal. Esto es lo que viene siendo un triángulo amoroso en toda regla que por fortuna no acapara el totalidad de la novela ni es vital. Porque lo importante son los ataques a los distintos Covenants que no cesan y las horribles consecuencias que acarrean. De hecho la acción, tan bien llevada siempre por la autora, se aparca a un lado hasta llegar a los capítulos finales donde la encontraremos a raudales.

Se añaden nuevos personajes, unos adorables que aportan optimismo a los hechos y otros de los cuales desconfié desde el primer momento. Sin olvidarnos de Marcus, Caleb, Deacon, Leon, Lea, etc. que aparecerán a lo largo del libro interactuando en mayor o menor medida con Alex. En general me gustan, tanto principales como secundarios, y no puedo decir nada malo de ninguno porque X personaje se comporte de un modo ambiguo o no se sepa nada de él ni siquiera con su comportamiento. Todos tienen su hueco en la saga y podemos no fiarnos o ser el fan número uno pero a mí personalmente, no me dejan indiferente.

Por supuesto, destaco a Alex y ese sufrimiento que arrastra desde hace tiempo y que no deja de incrementar. Su situación me hace sentir verdadera lastima. Sufre muchísimo, tanto que cualquier otro bajaría los brazos y se rendiría. Ella no lo hace, hay instantes donde nos hace creer que no puede más y después nos impresiona con su gran fortaleza tanto física como mental sobreponiéndone. Además, en Puro nos damos cuenta de que la historia que se cuenta es sobre Alex pero no es la única que padece. Sus amigos, los chicos que ha conocido hace poco o la familia... arriesgan sus vidas, luchan codo a codo sacrificándose. Resulta satisfactorio leer que la protagonista y el resto de personajes, juntos, forman un todo salgan victoriosos o derrotados.

Resumiendo, una muy buena segunda parte que no decae en ningún momento. Nos enganchará todavía más y aunque Aiden no esté presente en parte del libro sigue siendo mi favorito junto a Alex en los que confío ciegamente. Seth tiene sus cosas buenas, es un chico muy ingenioso e inteligente pero no creo en sus palabras. De hecho me sucede con muchos personajes. Veo dobles intenciones y juegos sucios. En próximos libros os iré informando. Como punto negativo, no me acaba de cuadrar el poder del Apollyon. Un poco desmedido, quizá esa sea la gracia... Le doy un 8 porque me ha durado un suspiro y en cuanto he finalizado Puro he abierto Deidad. Seguro que me dejo muchas cosas pero lo importante está plasmado.

4 comentarios:

  1. Hola!
    Qué linda reseña, me encantó!
    No conocía el libro y, aunque tu reseña me haya fascinado, no creo que vaya a leerlo.
    Acabo de descubrir tu blog y me gusto mucho, así que ya me tienes de seguidora y me quedo por aquí ;)
    Un beso, nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola y bienvenida!
      Gracias por tus palabras, son muy bonitas y me animan a seguir por aquí.
      Besos!

      Eliminar
  2. ¡Hola! Soy nueva por tu blog =)

    tengo muchas ganas de empezar con estos libros^^
    Gracias y besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta la fantasía urbana, te encantarán :)
      Gracias por pasarte y quedarte! Besos!

      Eliminar